“Discursos parlamentarios” de G. Peces-Barba

El día 19 de noviembre, a las 19:00 h. tuvo lugar en el Congreso de los Diputados la presentación del libro Discursos parlamentarios de Gregorio Peces-Barba Martínez

Se trata de la compilación de discursos que Gregorio Peces-Barba realizó a lo largo de su etapa política en sede parlamentaria y que se une a la línea editorial del Congreso que cuenta con la publicación de los una buena serie de “discursos parlamentarios”, los últimos de D. Manuel Fraga y de D. Gabriel Cisneros. Se une así la figura política de Gregorio Peces-Barba a la larga lista de nombres de la política española que el Congreso de los Diputados rememora con un libro dedicado a su visión y comunicación política.

En esta ocasión, presidió el acto D. Jesús Posada e intervinieron D. Alfonso Guerra, D. Eusebio Fernández y D. Luis de la Peña, autor del estudio preliminar. El primero de ellos subrayó el caracter político de Gregorio Peces-Barba, que se puede extraer de dichos escritos. En los mismos se entrevee su antídoto frente a las tendencias destructivas, la tolerancia, la austeridad, la moderación, la educación y el Derecho. El empleo de dicho antídoto le sirvió para transformar a los enemigos en adversarios, y a los adversarios, posteriormente en amigos. La acción política para él suponía el entusiasmo y la seguridad pero siempre acompañada de las reservas propias de la tarea de profesor a quien le ocupa desmitificar, sembrar con dudas los argumentos e interrogar, siempre con el respeto a la persona. De esta forma y maneras nace su convicción: la de que el Derecho de una sociedad democrática, el imperio de la ley, se encuentra siempre por encima de las contingentes de las voluntades humanas. Por último, recuerda Alfonso Guerra que en España sobra pesimismo y falta la confianza. La mejora es una trabajo diario de conciencia política, deja entrever, más que una destrucción sistemática de lo construido.

Por su parte Eusebio Fernández, catedrático de filosofía del Derecho en la Universidad Carlos III de Madrid, en una línea similar, recuerda que los distintos intereses privados deben ceder para la manutención de un espacio público, que relaciona con el imperio de la ley. Para construirlo, “todos deben perder algo” de forma que la aparición del consenso y del “espíritu de concordia” sea posible. “En definitiva, cierra el profesor su intervención, hacer de la política una escuela de ciudadanía”. En un plano más personal comentó que Gregorio Peces-Barba “supo hacer y supo vivir” una vida llena de anécdotas y curiosidades. Cita al respecto sus intentos de hacer que a N. Bobbio le gustase la Zarzuela, a R. Dworkin un plato de callos a la madrileña, tratar de que J. Habermas se interesase por los cuplés o tratar de hacer socio a J.A. López Aranguren del Real Madrid.

La última intervención, a cargo de D. Luis de la Peña, letrado en las Cortes Generales, además de hacer un recorrido por la vida de G. Peces-Barba, se refiere a su personalidad y convicciones, como por ejemplo “no nos autolimitemos” como elemento esencial para llevar a buen puerto la Transición.

El valor del libro reside en agrupar sus discursos durante la legislatura Constituyente y durante las dos primeras legislaturas. Habría que recordar que Gregorio Peces-Barba fue miembro ponente de la Constitución, portavoz parlamentario del primer partido de la oposición (PSOE) durante el periodo 1978-1982 y presidente del Congreso de los Diputados durante la segunda legislatura 1982-1986.En la primera etapa, aparecen sus internvenciones respecto de los derechos fundamentales. La riqueza del texto es pues, esencial, para entender la génesis de la implementación de dichos derechos en España.

A continuación, destacamos este fragmento de la primera intervención que se recoge:

5 de mayo 1978, primer discurso legislatura constituyente: “La Constitución, para permanecer, tiene que ser flexible. Lo único que todos tenemos que garantizar es que no puedan desaparecer las reglas para el cambio; lo único que no debe cambiar en la Constitución es la posibilidad de cambiar. Eso es lo que hace realmente a una democracia como democracia estable”.

discursos parlamentarios de gregorio Peces-Barba
Ayúdanos a compartir