Reconstrucción de Gregorio Peces-Barba

Son las 10:00 de la mañana de un frío sábado en Colmenarejo en pleno 2018. Estamos en uno de los sótanos de la vivienda familiar de Gregorio Peces-Barba, rodeados de libros, papeles y otros objetos pero sobre todo de libros, estanterías llenas. Dispuesto a completar el archivo que impulsó su padre, Antonio Peces-Barba comienza a sacar carpetas y cajas de los armarios, la documentación restante que Gregorio no llegó a incluir en el Archivo. Van apareciendo objetos variopintos y cartas, notas, apuntes, fotografías, cuadernos...

Carta elias a gregorio confinamiento

Cartas manuscritas de Elías Díaz a Gregorio Peces-Barba en el periodo de sus respectivos confinamientos por "actividades subversivas o sospechosas de serlo" en 1969.

Rápidamente capta nuestra atención una carpeta titulada: "correspondencia confinamiento". Al abrirla aparece una amalgama de papeles envejecidos, de distintos colores y tamaños. Inmediatamente somos conscientes del valor del contenido. Entre las distintas cartas, aparecen dos de Elías Díaz dirigidas a Gregorio.

Están datadas en febrero de 1969, en un clima político ya tenso socialmente y especialmente caldeado en la Universidad, tras el encarcelamiento de algunos jóvenes líderes estudiantiles como José María Mohedano que motivaron protestas en la Facultad de Derecho y, particularmente, tras la muerte en extrañas condiciones del estudiante Enrique Ruano, cuando se decreta en España el Estado de excepción.

A la semana de la declaración del Estado de excepción y consecuencia de las restricciones acarreadas por la situación política, las noticias sobre el impacto del mismo en la Universidad van apareciendo. Como relata en sus Diarios D. Joaquín Ruiz-Giménez:

"Me había acostado a las 12:15, rendido, y a las 12:45 me despertó el teléfono. ¡Pensé inmediatamente en algo serio!. Era mi buen Gregorio, que se despedía por salir confinado a un pueblecito de Burgos. Quise ir a su casa, pero me lo impidió, porque salía en aquel instante con los correctos policias hacia la Dirección General de Seguridad, y -además, me pidió que no se hiciera ninguna gestión a su favor. Me dijo con buen humor que se llevaba el material para su famosa tesis -¡inacabable!- sobre J. Maritain. No pude quedarme en la cama, máxime cuando unos minutos después supe que lo mismo le ocurría a Elías Díaz (confinado a la provincia de Jaén). Y así hasta 11 más esa noche, y luego 18."

El alcance del Estado de excepción se transcribe literalmente en Cuadernos para el Diálogo, en su núm. 64-65 de enero-febrero de 1969. En él se reconoce la capacidad del gobierno para "Fijar la residencia en localidad o territorio de la nación, a ser posible adecuado a las condiciones personales del individuo, de aquellos en quienes [ por sus antecedentes o conducta infundan sospechas de actividades subersivas]".

Te puede interesar  "Sobre el Estado Constitucional". Dr. Fco. Javier Ansuátegui Roig

Las "condiciones personales del individuo" llevaron a Elías Días a Torrequebradilla primero y Villargordo después, ambas en la provincia de Jaén. Desde ahí, escribe a Gregorio, confinado a su vez a Santa María del Campo, en la provincia de Burgos. Las dos cartas se datan en el Jaén de febrero de 1969, en el que abundaron las noches frías y la lluvia. Cada vez que tiene ocasión, Elías Díaz, sale de la pensión carente de agua caliente y de calefacción y se pasea por las calles y caminos de Villargordo, entre olivos, divagando y entreteniendo el tiempo pensando en su futuro libro sobre los Krausistas. También, de vuelta a las preocupaciones, es su situación y en la de sus compañeros de suerte: Peces-Barba, Raúl Morodo, Pedro Schwarz, Muguerza... Recibe visitas de su familia, de sus amigos de Cuadernos para el Diálogo, de Pedro Altares, de Rafael Martínez Alés que le informan sobre las condiciones y quehaceres de Gregorio: "Todo el mundo habla maravillado de la "suite" que te has montado con estufas, cordero y círculo de lectores de Cuadernos". También añade en las cartas reflexiones sobre su futuro académico, la posibilidad que parecía abrirse de realizar (largas) estancias en el extranjero aunque continuando con su actividad académica, como ya se les ofreció a los de "Munich". De ello dan también cuenta varias otras cartas, recibidas en el mismo contexto y escritas por D. Joaquín Ruiz-Giménez y por Norberto Bobbio que le aconsejan alejarse por un tiempo.

Nuestra curiosidad se ve rota por la continuación de cajas y documentos que no paran de salir de los armarios y que es necesario decidir si deben formar o no parte del Archivo Gregorio Peces-Barba, ubicado en la U. Carlos III de Madrid, en el campus de Colmenarejo, en una sala de amplias cristaleras que permiten la entrada de la luz de la Sierra. La documentación hallada en casa de Gregorio aporta una información enriquecedora de la memoria política española que puede reconstruirse, pero también afecta a terceros que quizá nunca supieron que sus escritos personales podrían considerarse un documento histórico y, sobre todo, público. Hay dudas razonables sobre cómo proceder en un futuro pero en ese momento la decisión se toma: todo aquello que no sea el estricto ámbito familiar de Gregorio y pueda servir para conocer su vida pública, debe ir al Archivo. Una vez allí, se verá el caso por caso, por parte de los expertos destinados a ello.

Te puede interesar  "La crisis actual de la Democracia Representativa". Dr. José Antonio López García

El tratamiento de la documentación sigue una lógica: Hay que realizar un primer filtrado con todo lo encontrado; Debe seleccionarse lo que resulte de potencial interés histórico; Conservarlo; Clasificarlo, de acuerdo con los parámetro de la Biblioteca y, quizá un día, hacerlo público. En efecto, la reconstrucción de Gregorio Peces-Barba está necesariamente precedida de la construcción de su Archivo.

Queremos abonar un campo de estudio particular que contribuya a narrar la historia de una de las personas más influyentes en el último tercio del siglo XX español, merecedor por su ética política de la veracidad de su testimonio. El proyecto de Archivo de Gregorio Peces-Barba, se alínea así con otro de nuestros proyectos más emblemáticos, la publicación de los Diarios de D. Joaquín Ruiz-Giménez, en tanto que se trata de la conservación de la memoria política española; de la narrativa de la democracia y la libertad.

Si quieres contribuir con este proyecto, puedes hacerte socio aquí. También puedes realizar una aportación única, si lo prefieres y hacer figurar tu nombre entre los que hicieron posible este proyecto. Si sólo quieres comentar o compartir tu parecer, puedes inscribirte aquí.

Comparte tus reflexiones de la lectura...

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of