VI Jornada Gregorio Peces-Barba


VI-Jornada Gregorio Peces-Barba
Cartel de la VI Jornada Gregorio Peces-Barba “Pasado y futuro de la Constitución española”

Pasado y futuro de la Constitución española

Pasados los primeros cuarenta años de vigencia de la Constitución española, la vida política en la España del 2019 continua, con sus nubes y sus claros. Como todos los años contribuimos al debate nacional sobre la relación entre sociedad, política y Constitución con ánimo de nutrirlo con voces autorizadas así como trasladarlo al público institucional y a la ciudadanía.

El acto comenzó con las palabras del Presidente de la Fundación, D. Julián García Valverde, haciendo una llamada de atención hacia la juventud, a quienes hay que esforzarse por trasladar las enseñanzas de la Constitución y de los derechos humanos a través de sus estudios.

En ese mismo sentido, D. Miquel Roca, preguntado por Manolo HH, también reforzó esta misma idea dado que la Constitución está hoy en día “frívolamente críticada” y que el relato culpable que se hace sobre la misma es falso, en tanto que su aprobación fue un “éxito lleno de coraje”. Habrá que culpar a quienes no respetan a la Constitución, remató, no a la Constitución en sí que ha sabido cambiar siempre y cuando se trate de respetar la libertad de los demás. “Precisamente”, apuntaló Miquel Roca, “para eso hicimos la Constitución”. Para evitar un estado continuo de “crispación” de baja intensidad y permitir que la vida se desarrolle dentro del espacio de las libertades.

Desde la izquierda: D. Julián García Valverde, D. Manolo HH, D. Pere Navarro, Dña. Soledad Gallego, D. Óscar Alzaga, D. Ángel Gabilondo, D. Miquel Roca.

D. Ángel Gabilondo, hablando sobre la “crispación” que se observa aseguró que sí tiene arreglo, desde la Política. “Hay que ser muy valiente para ser moderado… hay que tener arrojo para ser moderado”, en cambio “para ser extremista basta tener un día elocuente”. Por eso, la crispación delata la pérdida de rigor y seriedad en el trato de los problemas actuales. La crispación puede ser fruto de la divergencia ideológica pero, continuó, en cambio no debe ocultar la falta de diálogo, ya que la Política está para resolver los conflictos y vertebrar la voluntad popular. El enemigo en ese sentido es el sectarismo, no la Política.

Sobre la Política, Dña. Soledad Gallego apuntó a uno de sus grandes aciertos: crear la comisión Constitucional por parte del Parlamento. Y esa Política, con mayúsculas, se llevó adelante por personas como Gregorio Peces-Barba quien lideró las conversaciones informales de la ponencia Constitucional entre los diversos grupos parlamentarios. _ Es necesario tener espacios de relación personal entre los políticos, aseguró Pere Navarro.

D. Óscar Alzaga, al respecto de la pregunta de si se mejoraría la vida de los españoles con la reforma de la Constitución, aseguró que sería inédito, ya que en España no hay historia ni tradición de reforma constitucional, sí de sustitución de una Constitución por otra. Pero, si la experiencia acredita fallos, se deben poder cambiar. Además, para que las siguientes generaciones puedan intervenir en la Constitución y hacerla suya, debe poder reformarse. Por tanto, “si vamos a vivir con mejor calidad democrática, sí”.

Fotograma del evento, con la reproducción del vídeo de presentación.

Para D. Pere Navarro la Constitución es un pacto, un consenso, y es necesario reivindicar la generación que la hizo y no al régimen del 78. La Constitución es necesario leerla y aprenderla, porque es una buena Constitución. Quizá sería necesario crear un nuevo pacto que represente la revolución de las grandes cosas, no sólo de las pequeñas cosas. Debemos cambiar el mundo con y para las generaciones que vienen.

En cambio, Manolo HH, respondió que a los alumnos la Constitución les parece “aburrida”. ¿Qué habría que hacer para que los jóvenes conociesen la Constitución?. – Bueno, la “Constitución es más una música que una letra”, dijo Miquel Roca. Por eso, es necesario al menos trasladar la cultura del respeto de las pequeñas cosas. Eso sí, “quien enseñe la Constitución que ¡también se la lea!”. – “La enseñanza es por contagio”, replicó Ángel Gabilondo, ya que “la Constitución nos ha formado como personas, somos como somos porque hemos vivido bajo la Constitución. Además, nos ha aportado la seguridad de los derechos, de las libertades, de las garantías, también la seguridad de estar viviendo con personas razonables que quieren construir un país”. No son imprescindibles las conferencias sobre la bondad, ni sobre el esfuerzo. Lo principal es vivir el pasado, la Transición y la Constitución, como algo presente que nos sucede, que nos pasa. A los jóvenes les suena [esa música de la Constitución] más de lo que pensamos.

La “música” de la Constitución es importante, aseguró D. Óscar Alzaga, pero también tiene “letra”. La incorporación de los jóvenes al entusiasmo constitucional, continuó, es responsabilidad del resto de generaciones. Se puede atender a la “letra” de la Constitución para integrar a los jóvenes ya que es necesario que sea permanentemente integradora. Por eso, la música se mantiene pero la letra puede cambiar. Los jóvenes pueden ayudar a actualizarla, claro.

La Constitución se pude reformar pero desde la defensa de la Constitución. Aunque sea una música, se trata de una música global. Y por tanto, ese gran pacto al que se refería Pere Navarro anteriormente, también lo es respecto de las nuevas generaciones. Se logran explicándoles que “su ecosistema” es el mundo pero que también hay territorios con normas que deben orientarse para dejar un mundo mejor. “Esperar lo mejor y prepararse para lo peor”, finalizó Pere Navarro.

Detalle de la intervención de D. Ángel Gabilondo.

Dña. Soledad, hablando de ese gran pacto citó la Constitución norteamericana porque comienza con “We, the people…” Es decir es integradora e inclusiva. “Quien habla de ella ya está dentro”. Por eso, el respeto a las Instituciones públicas que canalizan la acción política es vital.

_ “Hay que sospechar de las generaciones que no transmiten conocimiento” [y por tanto no integrar a las generaciones venideras], aseguró Ángel Gabilondo. Porque eso genera resentimiento y el resentimiento quiebra la paz social. Sin pacto, no habrá elemento intergeneracional. En la Constitución se puede realizar ese pacto. Por eso, “más que Reforma, hablo de reconstitución”.

Aunque D. Felipe González estuvo de público, realizó una intervención denunciando el “circo en el que se está conviertiendo el debate político es España”.

Vista desde el patio de butacas

_ Pues yo no soy un entusiasta de la Reforma constitucional, dijo Miquel Roca. El problema no es la Constitución, el problema está en otro sitio. La reforma es la excusa y el pretexto para afianzar determinadas posiciones que son las que aseguran que la Constitución no responde bien. “Que no nos sirva la excusa de la Reforma para justificar otras cosas que no tienen nada que ver con la Constitución”…”entiendanme… con una reforma [la crispación irá a peor]”…. “perdonen, pero algunos vivimos más de cerca los problemas… ¡no me dejen sólo!“.

Vídeo completo de la VI Jornada Gregorio Peces-Barba “Pasado y futuro de la Constitución española”